Latinoamérica comenzó a marcar huella con la variedad de ritmos que posee alrededor del mundo. En la década de los 50 en los Estados Unidos se le denominó “Ritmos latinos” para diferenciar esos géneros musicales de los afroamericanos. Dentro de ese concepto se considera a la salsa, el merengue, la samba, la bachata y el bolero entre los más conocidos.

Argentina posee una gran variedad de géneros musicales propios gracias a su diversidad cultural, los mismos tienen sus orígenes desde la época precolombina hasta la postcolonial. En las próximas líneas se hace un breve recorrido por algunas de sus formas musicales y la influencia que tiene en sus regiones.

La región andina, al norte de Argentina cuenta con el Carnavalito, su música y danza conforman una parte de la cultura precolombina andina, posee un tono festivo y animado.

Con orígenes en la época colonial se encuentra la Zamba, su nombre deriva de las hijas de los negros esclavos y aborígenes, a las cuales se buscaba seducir a través de la danza. La mayor influencia de este género se encuentra en el centro de Argentina y es asociada por lo general con la Pampa argentina. Se baila en parejas en donde el hombre rodea los hombros de la mujer con un pañuelo con intención de seducción.

The ChacareraLa Chacarera, danza originaria del centro–norte del país posee una marcada influencia aborigen, en donde se manifiesta la lengua quichua. Con tonos vehementes e intensos se utiliza en los bailes de Carnaval regional y se baila haciendo figuras de zapateo y cortejo.

Teniendo su origen en la época colonial la Milonga Campera es cantada de manera individual acompañada por una guitarra, con ella se describen los avatares de la vida en la región. Su sonido es repetitivo y calmo.

El favorito es el Tango. Su música y danza con marcadas influencias europeas se baila en pareja en donde los bailarines de funden en un abrazo romántico. Su sensualidad, pasión y sentimiento lo han llevado a convertirse en uno de los bailes y géneros musicales más famosos en todo el mundo.