El tango es un legado cultural argentino que ha trascendido las fronteras del país y ha pasado a formar parte de la cultura universal, fundamentalmente desde que la danza ha comenzado a ganar mayor popularidad en el exterior. Esto ha llevado a que este baile se vea representado incluso en el cine, ya sea como acompañamiento a la trama o como parte de la banda sonora, pero también como un elemento principal para el desarrollo de los eventos de la película. Como ejemplo de esto, se pueden mencionar dos películas que han marcado un antes y un después en el interés por el tango: “Último tango en París” y “La lección de tango”.

*Último tango en París: lanzada en el año 1972, es una de las películas más controvertidas de las últimas décadas. Cuenta la historia de un hombre estadounidense de mediana edad, representado por Marlon Brando, que emigra a París luego de la trágica muerte de su mujer, y conoce allí a una joven mucho menor de él, de quien se enamora. Juntos mantienen una relación anónima, que tiene su inicio en un bar de tango, donde ambos personajes se conocen e intercambian sus historias de vida. La dramática escena de violación ha despertado grandes controversias, que mantienen a Último tango en París en boca del público todavía en la actualidad.

Tango Lesson*La lección de tango: dirigida por la directora británica Sally Potter, es una película autobiográfica que narra las vivencias de Potter en París, donde conoce a Pablo Verón, un bailarín de tango argentino que la introduce en el mundo de esta danza. Las lecciones de baile derivan en una relación sentimental entre ambos, que continúa con episodios en Buenos Aires y nuevamente en París, pero que tomará caminos diferentes para cada uno de ellos. La película cuenta con una banda sonora que incluye algunos de los mayores clásicos del tango, como “Milonga triste” y “Mi Buenos Aires querido”.